Alfa Laval - Procesos con base celulosa

Procesos con base celulosa

Alfa Laval recurre a su amplia experiencia en el procesado de etanol a partir de azúcar y de fécula para producirlo también de la celulosa. La madera, los residuos forestales y los subproductos agrícolas son materias primas abundantes que pueden aprovecharse para producir bioetanol, ampliando así el número de materias primas que permiten obtener este combustible renovable.

Cellulose 640x360

Pretratamiento e hidrólisis enzimática

Para la extracción de etanol a partir de celulosa, Alfa Laval ofrece dos tipos de intercambiadores de calor: Alfa Laval WideGap y el de tipo espiral. En función de las propiedades físicas y el contenido en fibras largas del lodo de celulosa, será más adecuado un tipo u otro.

Los intercambiadores de calor de placas WideGap se desarrollaron específicamente para el sector del etanol, con un diseño de puerto y conexión excepcional. Al haber menos puntos de contacto, las posibilidades de que la fibra se atasque son menores. La amplia gama de intercambiadores de calor de placas WideGap con puertos de entre 100 mm a 350 mm garantiza una configuración WideGap adecuada para cada instalación, ya sea una factoría pequeña o una gran planta de producción.

Los intercambiadores de calor de placas espirales de Alfa Laval son ideales para procesar el lodo de celulosa con alto contenido en fibras largas.

También somos líderes mundiales en el suministro de sistemas de membrana para la producción de enzimas.

Fermentación

Con los intercambiadores de calor WideGap, es fácil mantener controladas las temperaturas de fermentación aunque el agua de refrigeración sea solo un grado más frío que la fermentación. Aunque el lodo de celulosa presente un alto contenido de fibras largas, los intercambiadores de calor espirales facilitarán su procesado.

Los equipos de limpieza de depósitos de Alfa Laval emplean potentes cabezales rotatorios de chorro, una limpieza de fermentador fiable y mejoran la producción y la fiabilidad. Tras la fermentación, los separadores de alta velocidad de Alfa Laval recuperan la levadura proporcionando la producción más alta posible junto con los costes operativos más bajos del mercado.

Destilación y deshidratación

Por su tamaño extremadamente compacto, los intercambiadores de calor Alfa Laval facilitan la instalación y aprovechan el espacio de un modo más eficaz. Los hervidores permiten trabajar incluso con pequeñas diferencias de temperatura, con lo que ahorran más energía al usar fuentes de calor de baja calidad.

Un evaporador de calor de placas Alfa Laval es la solución ideal para procesar fluidos de poca viscosidad. Las unidades AlfaVap están diseñadas específicamente para la evaporación, mientras que el evaporar flash de circulación forzada AlfaFlash es ideal como hervidor de fluidos con suciedad o incrustaciones y maneja la alta viscosidad con el mínimo consumo debido a una fuerza de corte muy alta. De esta forma se reducen las incrustaciones y la suciedad y se favorece la transferencia de calor.

Los intercambiadores de calor con juntas Alfa Laval son la solución más duradera que existe para la deshidratación por cambio de presión, donde el desgaste sigue siendo un problema.

Deshidratación de lignina y concentración de residuos de destilación

El decantador centrífugo Alfa Laval para deshidratación de lignina es una alternativa fiable y extremadamente compacta. La tecnología Power plate les permite realizar una separación extraordinaria con el menor consumo energético; los evaporadores de placas garantizan un tiempo de funcionamiento máximo y un mantenimiento mínimo durante la deshidratación de los residuos de destilación y la concentración.

Nuestra experiencia nos permite diseñar sistemas de evaporación personalizados donde los AlfaVap y AlfaFlash se puedan organizar de distinta manera dependiendo de las propiedades de los fluidos. El evaporador flash AlfaFlash con circulación forzada siempre es el último eslabón del sistema de evaporación. Su esfuerzo cortante extremadamente alto reduce las incrustaciones y la suciedad, y aumenta la eficiencia de la transferencia de calor, permitiéndole alcanzar altas concentraciones de la manera más eficaz posible.

Las membranas Alfa Laval se utilizan para filtrar el condensado de la evaporación.